YO TAMBIEN QUIERO DAR EL PECHO

Pues sí, amigas y amigos, a mí me gustaría poder dar el pecho. Resulta que el azar evolutivo decidió que fueran las hembras de los mamíferos las que tuvieran la capacidad de amamantar sus crias.

Quiero dar el pecho por el vínculo emocional que genera entre la madre y el hijo o hija. Por mucho que los padres estemos implicados en la crianza de nuestros pequeños, nunca podremos crear este vínculo concreto con ellos. Pero este no es el principal motivo, los padres creamos otros vínculos con nuestros hijos e hijas, que pueden ser igual de importantes.

Quiero dar el pecho para poder dar consuelo a mis hijos e hijas. Cuando se dan un golpe o tienen un disgusto, un poco de pecho lo arregla todo. Pero este tampoco es el principal motivo, ya que los padres también somos capaces de consolar a nuestros pequeños y pequeñas, desarrollamos miles de estrategias a través del ensayo – error, hasta el punto que en alguna ocasión nos escogen a nosotros en lugar de la madre, y disimulamos, pero un chispazo de orgullo se nos escapa en una media sonrisa.

Quiero dar pecho para dormir a mis hijos e hijas. Por qué el pecho es mejor que un somnífero. Pero no, este tampoco es el principal motivo, como en el consuelo, los padres acabamos desarrollando técnicas para dormirlos. A mí me funcionó durando mucho tiempo con Max la canción del final de Lucky Luke!

Quiero dar el pecho para alimentar mis hijos e hijas. Durante los primeros 6 meses no podemos participar (o no lo tendríamos que hacer según recomendaciones internacionales) de la alimentación. Este tampoco es el principal motivo, por qué la espera es larga, pero al final puedes alimentarlos, y lo que es mejor (y todos lo hacemos, estoy seguro…) nos podemos acabar lo que dejan en el plato! (Yo todavía no he perdido los kilos del primer embarazo…)

Quiero dar pecho para perder los kilos que se ganan en un embarazo. Dar el pecho es mejor que ir al gimnasio, o como mínimo Ariadna ha tenido esta suerte. Está claro que este no es el principal motivo, es más bien una broma, si queremos perder peso podemos hacer ejercicio o dieta.

Quiero dar el pecho para qué mi mujer pueda descansar, y este sí que es el principal motivo. En casa los dos todavía toman pecho, y lo harán mientras ambas partes estén a gusto, y en algunos momentos se ve claramente cómo es agotador para Ariadna. Muchos son los motivos que pueden llevar a los pequeños a tomar más pecho del que es habitual, y esto acaba cansando a la pobre madre, que sigue dando pecho por qué cree que es la mejor opción para los pequeños. Y tú como padre te lo mires, preguntas que puedes hacer para ayudar y la madre te mira y te dice que nada, que sólo quieren pecho… Y a mí al menos me genera frustración, y pienso, si pudiera dar el pecho, ella podría descansar, pero no puedo… Así que hago otras cosas que ella no puede hacer mientras da el pecho, un vez ha acabado, puede descansar o hacer el que le apetezca.

P.D.: La primera noche a solas con Max, acostumbrado a dormirse tomando pecho, tuvimos una de las conversaciones más profundas que hemos tenido en estos cuatro años. Él quiso saber por qué los padres no podíamos dar el pecho, y yo se lo expliqué. Imagino que la conversación era tanto “profunda” que durmió como un tronco hasta que olió el pecho de su madre y se despertó.

IMG_20160401_183028.jpg

Anuncis

One thought on “YO TAMBIEN QUIERO DAR EL PECHO

  1. Retroenllaç: JO TAMBÉ VULL DONAR EL PIT | El nostre petit caos

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s